Los Templos de Jerusalén / Joseph Bruno Levy B:.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS
Desde las épocas más tempranas, el hombre ha construido templos o  santuarios donde podía adorar su Dios en su “casa”. La Torre de Babel es la primera estructura de ese orden mencionado en la Biblia, Babel  siendo el nombre de una de las ciudades principales fundadas por Nimrod  en la tierra de Sumer, o Babilonia antigua. Nimrod fue un constructor  prolífico, y era rey de Babilonia en el tiempo de la Torre. Aunque  todavía no hay evidencia arqueológica que confirma la existencia de una  ciudad y de la torre de Babilonia antes de 1.800 A.E.V., un texto de  Sharkalisharri, Rey de Agade circa 2.250 A.E.V., menciona su  restauración del templo-torre o “ziggurat” en Babilonia, que sugiere la  existencia de una ciudad sagrada anterior en ese emplazamiento.

Ahora se cree que cuando Ur-Nammur, el Rey de Ur, construyó un ziggurat en 2.100 A.E.V., re-emplazó la primera Torre de Babel, probablemente construida  antes del año 4.000 A.E.V. El ziggurat era una serie de plataformas  superpuestas, progresivamente disminuyendo en área, con acceso por  rampas o escaleras. La estructura estaba rodeada por un templo, del cual se creía que Dios descendería para comunicarse con la humanidad.

La historia tradicional de las Guildas Masónicas decía que los  secretos de su oficio fueron primeramente dados al oficio por Nimrod. El ritual de los Francmasones Operativos todavía incluye los antiguos  ‘Cargos de Nimrod’, en los cuales el primer cargo requiere que todos los Francmasones deben ser fieles a su Dios, su Rey, su Señor y sus  Maestros.

Cuando tenía 70 años, Abram, quien nació en Ur alrededor de 2.160  A.E.V., recibió un llamado Divino de buscar una tierra donde podría  edificar una nación Israelítica libre de idolatría. Para cumplir con su  misión, Abram primeramente se mudó a Harran sobre el río Balikh, un  tributario del Eufrate 1.000 Km. nor-oeste de Ur, donde se quedó hasta  la muerte de su padre cinco años después. Entonces viajó hacia el sur en etapas hasta el valle de Moreh, en la tierra de Canaan (lo que hoy es  Israel). Fue aquí donde Dios prometió a Abram la posesión de toda la  tierra del Eufrate hacia el sud-oeste. Abram construyó un altar al Señor en ese lugar. Como los Cananitas estaban celosos de Abram, rápidamente  se mudó hacia el sur al distrito montañoso entre Beth-El y Ai, justo al  norte de Jerusalén, donde también construyó otro altar a Dios. Abram  siguió moviéndose hacia el sur, hasta que la escasez de comida lo empujó del Negev hacia Egipto, pero luego volvió como hombre rico a la zona  montañosa, donde una vez más estableció la veneración a Dios, quien  reiteró su promesa a Abram – este entonces se mudó a Mamre cerca de  Hebrón, donde construyó otro altar.

 Alrededor de 2.080 A.E.V. después de rescatar su sobrino Lot de  Sodom, ganando a una confederación de cuatro reyes Babilónicos, fue  bendecido en el nombre de Dios por Melchizedek, Rey de Salem. (Esta  ciudad sería más tarde fusionada con la ciudad de Jeru, por David, dando Jerusalén). Abram pagó impuestos a Melchizedek en cambio de este  reconocimiento. Dios entonces renovó su promesa a Abram, pero dijo que  antes que su pueblo heredaría Canaan, pasarían 400 años en un país  extranjero, la primera referencia al exilio en Egipto. Dios también se  reveló a Abram como ‘El Shaddai’, el Todopoderoso. Fue en ese momento  que Dios cambió el nombre de Abram (que significa ‘padre eminente’) a  Abraham (que significa ‘el padre de una nación’).

 Abraham tenía 175 años cuando murió, que fue 115 años antes que Jacob y su familia migraron a Egipto. Cuando Jacob salió de Canaan cerca de  1.870 A.E.V., Dios le aseguró que sus descendientes volverían a la  tierra prometida.

 

EL TABERNÁCULO DE ISRAEL 

 Cómo los patriarcas, Abraham, Isaac y Jacob eran semi nomadicos, no  podían construir un santuario permanente para venerar, como era la  costumbre en las ciudades de la Mesopotámia cuando Abraham dejó Ur.  Después de una residencia de 430 años en Egipto, la nación de Israel (  así llamada por el nuevo nombre dado por Dios a Jacob) apareció con el  Éxodo de Egipto alrededor de 1.440 A.E.V., bajo el liderazgo de Moisés y con la conducción divina de la Columna de Nubes durante los días y la  Columna de Fuego durante las noches. Durante el segundo año del Éxodo,  Moisés intercedió por cuenta de su pueblo, pasando dos períodos de  cuarenta días y cuarenta noches en el Monte Sinaí. Moisés fue  recompensado cuando le fue revelada la gloria del Señor, las Tablas de  la Ley fueron renovadas y un convenio hecho con Israel. En  reconocimiento del convenio, y de acuerdo a instrucciones dadas por Dios a Moisés, un Tabernáculo, o carpa de ‘congregación’, fue levantada como un santuario portátil. El Tabernáculo era un rectángulo orientado de  este a oeste, y colocado dentro de un patio cerrado cerca del lado  occidental. La estructura soportaba sábanas de lino colgadas de barras.  Un altar de bronce fue instalado justo dentro del patio, cerca de la  puerta de entrada en el lado oriental. Una ‘palangana’ de bronce, en la  cual los sacerdotes se lavaban, fue colocada a mitad camino entre el  altar de bronce y la entrada al Tabernáculo en su lado oriental.

 El Tabernáculo estaba compuesto por dos partes, el ‘Mishkan’ o  tabernáculo propiamente dicho, y el ‘Ohel’, o carpa. El interior del  Mishkan estaba dividido en dos compartimientos. El mayor de estos estaba en el lado oriental y llamado el ‘Hechal’ o Lugar Sagrado (Sanctum). El compartimiento occidental era un cubo perfecto, llamado el ‘Kodesh  Kedoshim’ o Sagrado de los Sagrados (Sanctum Sanctorum), en el cual  reposaba el Arca del Convenio. La totalidad estaba cubierta por el Ohel.

 El Tabernáculo siguió siendo usado cómo el lugar de encuentro  provisional entre Dios y el ‘pueblo elegido’ hasta mucho después de su  llegada a Canaan. Durante el tiempo de los Jueces estaba en Silo, en el  reinado de Saúl estaba en Nob y más tarde en Gibeon. Aunque David  construyó otro Tabernáculo en Jerusalén para recibir el Arca, el  Tabernáculo de Israel original se quedó en Gibeon hasta los días del Rey Solomón, junto con el altar de bronce usado para las ofrendas  sacrificatorios.

 EL TEMPLON DEL REY SOLOMÓN

 Con la muerte de Saúl, alrededor de 1.010 A.E.V., David fue Rey de  Judea. Siete u ocho años más tarde fue ungido cómo Rey de todo Israel.  Cuando David había consolidado su poder y había construido una  residencia para sí, la falta de un santuario de Dios lo molestaba. Como  estaba manchado por la sangre de sus enemigos, estaba imposibilitado de  construir un templo para el Señor, pero juntó los materiales, juntó  tesoros, y compró un sitio para la construcción. El sitio elegido era el piso de trillar de Araunah el Jebusita, dentro del área del Monte  Moriah en la parte oriental de la ‘Vieja Ciudad’ de Jerusalén, también  conocida cómo el Monte del Templo. Se cree que la parte más alta de la  roca, ahora cubierta por la mezquita conocida cómo ‘Cúpula de la Roca’  casi seguramente fue la posición del Sagrado de los Sagrados en el  primer Templo. Esta era la misma roca donde Abraham estaba por  sacrificar su hijo Isaac antes que la intervención divina evitó que este acto se consumara. (Una de las diez pruebas de Abraham.) La tradición  Judía cuenta además que una bóveda secreta fue construida debajo del  Templo donde se podían tener reuniones secretas y donde se podían  guardar todos los documentos y tesoros sagrados. Tal bóveda también está presente en la tradición Masónica, y es un elemento vital en muchas de  sus ceremonias, especialmente en el Real Arco. La construcción de tales  bóvedas debajo de edificios eclesiásticos y otros edificios importantes  era común en los tiempos antiguos, y se tornó virtualmente esencial en  la era medieval.

 Estudios sismológicos recientes indican que probablemente haya una  caverna debajo de la mezquita, pero excavaciones para confirmar la  existencia de la tradicional bóveda son imposibles en estos momentos. En los últimos diez años los turistas que han visitado Jerusalén han  podido participar del ‘Tour de los Túneles’. Este empieza en el Muro de  los Lamentos, lo que queda del muro exterior occidental del patio del  Templo y que corre hacia el norte adyacente al Monte del Templo abajo  del actual Barrio Árabe de la Vieja Ciudad. Mientras se desarrolla el  Tour, las guías no tienen problema en identificar un túnel específico  que lleva directamente abajo de la posición del Sagrado de los Sagrados. Ellos hablan de la época cuando estos túneles fueron descubiertos  originalmente y tienen que ver con haber encontrado ciertas bóvedas en  esa área específica. En estos días, prohibición religiosa y problemas de seguridad no permiten un nuevo examen del lugar.

 El Rey Solomón empezó la construcción del Templo en el cuarto año de  su reinado y lo completó siete años más tarde, circa 950 A.E.V. Para  facilitar el trabajo hizo un tratado con Hiram, Rey de Tiro, por el cual Hiram permitiría que Solomón consiguiera madera de cedro y de ciprés y  bloques de piedra del Líbano. A los trabajadores de Solomón también se  les permitiría cortar los árboles y extraer y tallar las piedras bajo la dirección de los trabajadores expertos de Hiram. Además, a Solomón le  fueron suministrados los servicios de un hábil artesano de Tiro llamado  Huram, para encargarse de las fundiciones y la manufactura de los  muebles más valiosos del Templo. En cambio de todos los servicios a ser  suministrados por el Rey Hiram, Solomón acordó mandarle cada año  4.400.000 litros cada uno de trigo y cebada triturados, además de  440.000 litros cada uno de aceite y de vino. Solomón hizo una leva de  trabajos forzados en todo Israel, totalizando 30.000 hombres a quienes  mandó al Líbano en turnos de 10.000 por mes. Adonhiram, quien había sido un oficial del Rey David, encargado de los equipos de trabajo, siguió  bajo Solomón y fue encargado de la leva trabajando en el Líbano. El Rey  Solomón también usó 70.000 portadores de cargas y 80.000 talladores de  piedra en las colinas, además de 3.300 oficiales encargados de la gente  que trabajaba. Unos treinta años más tarde, cuando Rehoboam mandó  Adonhiram a imponer la recaudación de impuestos, el pueblo exasperado se rebeló y mató a Adonhiram a piedrazos.

 El Templo de Solomón era un edificio prefabricado orientado Este –  Oeste, siendo construido de bloques de piedra caliza, cuidadosamente  formados, extraídos de la cantera y tallados en o cerca de Jerusalén y  armados sin argamasa. El Templo tenía una sola entrada en el lado este a la cual se llegaba a través de un patio descubierto. Mirando hacia el  este desde adentro, el patio estaba encarado por dos grandes pilares o  columnas. La del lado derecho o sur se llamaba ‘Jakín’ y la del lado  izquierdo o norte, se llamaba ‘Boaz’. Toda la madera usada en el Templo  venía de los bosques del Líbano. El Templo tenía puertas de madera de  olivo y estaban forradas con madera de cedro, adornadas por tallados e  incrustadas con oro. Los compartimentos del Tabernáculo estaban  replicados en el Templo de Solomón, pero eran dos veces más grandes. El  patio daba entrada al ‘Hechal’, o Lugar Sagrado. No había ventanas en el Sagrado de los Sagrados, que recibía su luz únicamente desde la puerta  del Lugar Sagrado cuando las cortinas estaban abiertas.

 El Sagrado de los Sagrados era accesible únicamente al Gran  Sacerdote, una vez por año, para la ceremonia de expiación en Yom Kippur (el Día de Expiación). El Templo estaba cercado en el norte, oeste y  sud por depósitos de tres pisos de altura. Entre estos, en el lado sud,  estaba la ‘Cámara del Medio’ a la cual se accedía por una escalera  caracol en la esquina sudeste del edificio. La estructura entera estaba  sobre una plataforma unos dos metros más alta que el patio superior o  interior, y necesitaba ocho escalones para ascenderla. Cada uno de estos patios estaba encerrado por paredes que constaban de tres filas de  piedra tallada, superpuestas por una fila de vigas de cedro. En el patio superior o interior, como en el Patio del Tabernáculo, había un altar  de bronce para ofrendas quemadas, un mar de bronce y diez lavabos de  bronce para ser usados por los Sacerdotes en sus abluciones y para  purificación ceremonial.

 Aunque más chico que cualquier templo Egipcio, el Templo de Solomón  era un edificio magnífico, sobrepasando cualquiera que lo hubiera  precedido, siendo conocido por la gran belleza de sus detalles y la  opulencia de su mobiliario, más que por su tamaño. No había piedras  visibles adentro, porqué los compartimentos tenían las paredes y  cielorrasos de madera de cedro, y los pisos entablados con ciprés. El  acceso al Lugar Sagrado era a través de puertas dobles plegables de  madera de ciprés, cada una dividida en partes inferiores y superiores.  El Sagrado de los Sagrados estaba separado del Lugar Sagrado por puertas dobles de madera de olivo. Ambos pares de puertas se dejaban  generalmente abiertas, pero estaban tapadas con velos ornamentados de  manera similar a los del Tabernáculo. Las paredes y puertas estaban  talladas con palmeras, guirnaldas, pimpollos de flores y querubines,  ricamente incrustadas con oro. El cielorraso y piso del Lugar Sagrado,  además de la totalidad del interior del Sagrado de los Sagrados, estaban recubiertos por láminas de oro.

 La mueblería del Lugar Sagrado incluía un altar para incienso, diez  ‘menorah’ o candelabros de siete brazos (hoy símbolo del Estado de  Israel), también doce mesas para los panes simbólicos (doce panes, uno  por cada tribu de Israel, en exhibición permanente). Dentro del Sagrado  de los Sagrados, había dos querubines tallados en madera de olivo y  cubiertos con oro, simbolizando la presencia majestuosa de Dios. Los  querubines estaban parados en actitud pensativa con las alas abiertas,  las puntas de sus alas adyacentes se tocaban arriba del Arca del  Convenio que descansaba en el medio del compartimiento, mientras que las puntas de sus otras alas tocaban respectivamente las paredes norte y  sur. El Arca del Convenio estaba hecha de madera de acacia, superpuesta  con oro. Contenía dos tablas de piedra en las cuales estaban tallados  los diez mandamientos, los términos del Convenio de Dios con Israel.

 LOS DOS GRANDES PILARES

 Los dos grandes pilares o columnas en el pórtico o entrada al Templo del  Rey Solomón estaban huecos y fundidos en Cobre, no en bronce, cómo  normalmente se dice, ya que este contiene zinc, silicio ,fósforo y  trazas de otros elementos que en esa época no se conocían). Las columnas huecas fueron fundidas por Tirrios en moldes excavados en la tierra.  Con fundiciones grandes cómo los pilares, el núcleo interior de cera se  forma alrededor de un núcleo de arena o tierra. Tales columnas eran  comunes en Siria, Fenícia y Chipre en esa época y los Tirrios eran muy  experimentados en este tipo de fundición.

 Investigaciones modernas indican que el tazón superior era  probablemente un recipiente para contener aceite, que se podía prender  de noche. Pilares decorados similares se conocen por su uso en  santuarios en esa región durante el período entre 1.000 A.E.V. y 900  A.E.V. El historiador Griego Heródoto, escribiendo alrededor del año 450 A.E.V. describió dos grandes pilares cerca del templo de Hércules en  Tiro, que ‘brillaban de noche’. Las dos enormes plataformas y columnas  en el patio del Templo del Rey Solomón habrían iluminado la fachada del  Templo en el Monte Moriah de noche, además de también atrapar el primer  signo de la salida del sol en Jerusalén. Han sido interpretados cómo  obeliscos sagrados, sus mechas prendidas y humeantes rememorando para  los adoradores los pilares de fuego y de humo que habían guiado los  Israelitas de otra época a través del desierto.

 Los pilares fueron terminados y les dieron nombres antes de que el  Templo fuera dedicado. Aunque a menudo se dice que los nombres de los  pilares eran para preservar la memoria de los ancestros del Rey David,  ahora se sabe que esta no era su interpretación. Ha sido demostrado de  manera convincente que los nombres de los dos grandes pilares  significaban la inicial, o palabras claves habladas por oráculos. Los  Tazones no eran representaciones de los entonces conocidos globos  terrestres y celestiales, ni tampoco los pilares servían como archivos  para los rollos constitucionales, cómo se sugiere a menudo.

 EL CAUTIVERIO Y EL TEMPLO DE EZEQUIEL

 Los templos antiguos normalmente servían como tesorerías del estado,  estando llenos con botín o vaciados para pagar tributos cuando el poder  del estado decaía y declinaba. El Templo del Rey Solomón no era  excepción a esta regla. Los tesoros que el Rey Solomón había acumulado  en el Templo fueron saqueados en el reinado de su hijo, Rehoboam, por  Shishak de Egipto.

 Reyes posteriores, incluyendo hasta Hezekiah quien adornó el Templo,  usaron los tesoros para comprar la amistad de aliados o para pagar  tributo a, y/o comprar posibles invasores. Después siguieron reyes  idólatras quienes profanaron el Templo y permitieron que se cayera en la decadencia. Por el tiempo de Josiah tres siglos después de su  construcción, el Templo necesitaba reparaciones mayores que tuvieron que ser financiadas por contribuciones de los fieles. Finalmente, el Templo fue saqueado por Nabucodonosor, Rey de Babilonia, quien lo vació en el  año 586 A.E.V. cuando destruyó totalmente a Jerusalén.

 La deportación de los Hebreos hacia el cautiverio en Babilonia empezó con la captura de las Diez Tribus de Israel en 722 A.E.V. y se completó después de la destrucción de Jerusalén. Ezequiel, quien fue capturado  en 597 A.E.V. y deportado a Babilonia, se hizo un importante profeta  Hebreo durante el exilio.

 La misión de Ezequiel era de consolar los cautivos en Babilonia. Sus  profecías eran numerosas, incluyendo muchas sobre los países cercanos,  todas las cuales fueron cumplidas. Hizo muchas profecías sobre la  restauración final de Israel. También habló de la restauración de la  tierra y de la gente, y dio su visión de la nación restaurada y de su  veneración en el nuevo Reino. Los exiliados se animaron en su dolor por  la visión de Ezequiel de un nuevo templo, el cual, dijo, sería  construido durante su restauración. La descripción dada por Ezequiel  tenía que ver con un templo parecido al del Rey Solomón, pero dio  información adicional y específica que nos ayuda a establecer detalles  faltantes en la descripción Bíblica del Primer Templo.

 EL DECRETO DE CIRO Y EL SEGUNDO TEMPLO

 Ciro llegó al trono de Ansham, una región Elamita, alrededor de 559  A.E.V. y chocó con un rey Mediano. Cuando el ejército Mediano se rebeló, Ciro capturó la ciudad amurada de Ecbatana (la moderna Hamadan) y los  Persas estaban entonces en ascenso. Ciro rápidamente extendió sus  conquistas, venciendo a Croeso el Rey de Lidia circa 546 A.E.V. y  finalmente conquistando a Babilonia en 539 A.E.V. De esa manera, Ciro  fundó el extenso Imperio Persa, bajo cuyo dominio Judea estaría cómo  provincia durante los próximos dos siglos. Ciro estableció su capital en Pasargadae en la tierra de Parsa y gobernó hasta su muerte en 530  A.E.V. En 538 A.E.V. sacó un decreto liberando los Judíos quienes  estaban en exilio en Babilonia. Alrededor de 42.360 Israelitas volvieron progresivamente bajo el liderazgo de Zerubbabel en 535 A.E.V., bajo  Ezra en 548 A.E.V. y bajo Nehemiah en 445 A.E.V.

 El primer pequeño grupo que volvió a Jerusalén, al poco tiempo empezó a reconstruir el Templo, bajo Jeshuá el Sacerdote Supremo y Zerubbabel, el Gobernador. Sus magros recursos y las muchas dificultades que  encontraron aplazaron su terminación hasta 515 A.E.V., casi veinte años  después de haber dejado Babilonia, pero mucho antes que todos los  exiliados volvieron de su cautiverio. Efectivamente, sólo fue terminado  entonces por los esfuerzos de los profetas Haggai y Zechariah, quienes  insistieron en adelantar los trabajos en sus últimas etapas. No existe  una descripción precisa del Segundo Templo, pero la planta aparenta  haber sido parecida a la del Templo de Solomón con la altura aumentada.  Sin embargo era mucho menos ornamentado que el Templo de Solomón, le  faltaban las ricas terminaciones y tenía poco mobiliario. En cuanto se  sabe, el Segundo Templo, cómo el Tabernáculo original, tenía solamente  una cortina en la entrada al Lugar Sagrado, un farol, una mesa para los  panes simbólicos y un altar de oro para incienso. Otra cortina daba  entrada al Sagrado de los Sagrados, pero este estaba vacío ya que el  Arca del Convenio no había sido vista desde el saqueo de Jerusalén por  Nabucodonosor en 586 A.E.V. (Hay evidencia que indica que el Arca fue  escondida en unas de las muchas bóvedas antes mencionadas, bajo el Monte Moriah / Monte del Templo, donde sigue hasta hoy día). Sin embargo, el  Segundo Templo, conocido como el Templo de Zerubbabel, sobrevivió casi  600 años, hasta que el general Romano, Pompeyo lo capturó cuando capturó a Jerusalén en 63 A.E.V. A pesar de que Pompeyo no hizo daño al Templo, el cónsul Romano Crasso lo saqueó de todo su oro y otras cosas valiosas nueve años después.

 HERODE Y SU RESTAURACIÓN DEL TEMPLO

 Un estudio de los Templos de Jerusalén no estaría completo sin  mencionar el Templo restaurado de Herode. Nuestra fuente principal de  información es Josefo, el Historiador Judío que prosperó circa 70 E.V.  Herode el Grande era de la región del Neguev, entre el Mar Muerto y el  Mediterráneo. Era descendiente de Esau, y era un constructor incansable  que quería mostrar su propia grandeza restaurando el Templo como un  edificio más grande y más complejo. Herode no tenía la intención de  dedicar este templo restaurado al servicio de Dios, pero como un  edificio para la nueva y popular cultura Helénica. Hasta colocó un  águila de oro en la fachada cómo signo de lealtad a su patrocinador,  Roma. Tomó mucho cuidado en hacer la reconstrucción por partes, hasta  entrenando 1.000 sacerdotes cómo masones para construir el santuario. El trabajo comenzó alrededor del año 20 A.E.V. y la estructura principal  fue terminada diez años después, pero el complejo entero no se completó  hasta 64 E.V. El área del templo era ahora el doble del tamaño anterior, pero el área total desarrollada era más de 4 hectáreas.

 uando Herode murió, el reino fue dividido, y la crueldad de su  sucesor llevó a la Gran Revolución del año 66 E.V. Los Romanos libraron  guerra total contra la población, finalmente atacando la misma  Jerusalén. El Templo fue quemado cuando la ciudad cayó en manos de los  ejércitos Romanos en el año 70 E.V, cuando los candelabros de oro, la  mesa de oro de los panes simbólicos y otras cosas de valor fueron  llevadas a Roma. El Arco de Tito todavía hoy está de pie en Roma, y  muestra soldados Romanos llevándose la mueblería saqueada del templo.

 ORIENTACIÓN

 Vale la pena tomar nota que la orientación de los templos en  Jerusalén era el revés de la orientación de las iglesias Cristianas. Un  venerador en el Lugar Sagrado del Templo miraba hacia el oeste al  Sagrado de los Sagrados o hacia el este a través de la entrada para ver  el sol naciente. Las iglesias Cristianas normalmente tienen su entrada  principal en el oeste y el altar en el este. Logias de Francmasones  Operativos siempre han adoptado la orientación de los templos de  Jerusalén, con la entrada en el este y el maestro en el oeste. La  orientación de Logias de Francmasones Especulativos es la opuesta,  probablemente porqué el compilador y editor de las ‘Constituciones de  los Francmasones’ originales publicadas por orden de la Gran Logia de  Inglaterra en 1723 E.V., el Reverendo Dr. James Anderson era un ministro Presbiteriano de gran influencia, quien normalmente hubiera adoptado la orientación de las iglesias Cristianas. No importa cual fue el origen  del cambio de orientación en las Logias de Francmasones especulativos:  este cambio ha causado confusión en la interpretación de su simbolismo  ya que las palabras del ritual fueron adaptadas de su uso Operativo  basado en su orientación original. Vale la pena citar al Dr. George  Oliver, un distinguido miembro de la temprana Masonería Inglesa, quien  dijo en sus lecturas sobre ‘Signos y Símbolos’: “La entrada principal de la logia debería mirar el este, ya que el este es el lugar de la luz,  tanto física como moral, y por eso los hermanos tienen acceso a la logia como un símbolo de iluminación espiritual”.

 Para completar, es un hecho que todas las sinagogas tienen un gran  armario puesto en una pared. Este armario contiene los rollos de la  Torah (la Ley Judía) y representa el Sagrado de los Sagrados. No importa donde en el mudo esté situada una sinagoga en particular, esta pared  siempre mirará hacia Jerusalén.

 RESUMEN

 En pocas palabras, el Rey David conquistó Jerusalén alrededor del año 1.000 A.E.V., la hizo capital de su reino y trajo el Arca del Convenio a la ciudad. Solomón, su hijo, construyó un Templo que hospedó la Arca  cerca del año 960 A.E.V. La gente gravitó hacia el Templo y lo hizo su  centro religioso.

 La destrucción del Primer Templo y de Jerusalén por Nabucodonosor de  Babilonia en 586 A.E.V. sólo aumentó la santidad del sitio del Templo en los ojos de la gente, y cuando a ellos les fue permitido volver a su  tierra, se volvieron hacia Jerusalén antes que todo. Aquí construyeron  el Segundo Templo que se mantuvo por 600 años.

 Durante todo este período, Jerusalén, y con más importancia el  Templo, fue un foco esencial para la gente. En los libros de Jeremías e  Isaías, los profetas predicen una época por venir cuando el Tercer  Templo será reconstruido. Fuentes Midráshicas (interpretaciones antiguas de textos bíblicos Judíos) dicen que en esta ocasión la totalidad de la estructura aparecerá ya formada. Si los Francmasones estarán  involucrados en este proceso, lo dejo a vuestros propios pensamientos y  especulaciones.

 R:.H:.V:. M:. Joseph Bruno Levy B:. y R:. L:. Unión Justa Nº 351

Tomado de: http://logiaunionjusta.org/?page_id=257

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Filosofía, Historia y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s