Andrés Eloy Blanco: Humor en la Constituyente de 1946

En el viejo Congreso, cuando Isaías Medina Angarita, Pedro Cruz Bajares negó muchas veces el derecho de palabra al diputado Blanco, quien le dedicó esta cuarteta:

 Te pedí la palabrita
y me diste tus negares

te espero en la bajadita
cuando de la Cruz Bajares

Copei era tildado de conservador y aristocrático, pero tenía entre sus congresantes a José Camacho de tez oscura y origen popular, muy apreciado por Andrés Eloy Blanco. A Camacho van dirigidos estos versos famosos:

 Cosas que no son de ley
siempre resultan un fiasco:
mujer orinando en frasco
y negro inscrito en Copei

 «En 1946 ó 1947 hubo que hacer unas reparaciones en la planta alta del Capitolio, en el que funcionaba la Asamblea Nacional Constituyente. El público, y entre él el público femenino, en vez de ascender a las galerías tenía que permanecer en la planta baja. Entonces el Presidente, que era Andrés Eloy Blanco, improvisó una copla, casi dramática:

 Por vicio de construcción
el Senado está de duelo,
pues pa coger un picón
hay que agacharse en el suelo.»

  [Ángel Rosenblat, «Cogí un picón»,
en Buenas y malas palabras].

 A un cura constituyentista que miraba mucho a las damas en las barras:

 Hay un cura en las sesiones
que mira mucho a las barras
y es pariente de los Parras
por parte de los Picones.

 A un cura muy fornido:

 El padre Sánchez Espejo
por su robusto cogote,
en lugar de ser un padre
debiera ser un padrote.

 A otro sacerdote que se distraía mucho en libros sagrados durante los debates:

 Mientras todos van en pos
de un entendimiento humano
el padre, breviario en mano,
se está entendiendo con Dios.

 El padre Luis Eduardo Vera recorrió varios micrófonos y todos le producían un ruido que no lo dejaba hablar:

 Se ha demostrado hace un rato
que el colega Padre Vera
no es un colega cualquiera,
pues le ronca el aparato.

La joven constituyentista por Carabobo Carmen Gracián de Malpica, en estado de gravidez, fue aludida por los sacerdotes Rojas y Sánchez Espejo como «la señorita Malpica», a lo que Blanco escribió:

 Si Carmen, por un casual,
fuera Señorita
es dable sostener como indudable
que Malpica pica mal.

 Un día en que visitaron la Asamblea unas sufragistas estadounidenses, de retaguardia anchurosa, Blanco hizo circular este retruécano no poco sexista:

 La política se inclina,
sin distinción de personas,
de las fuerzas masculinas
a las fuerzas más culonas.

ITP

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Curiosidades, Historia, Política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s