Medjugorje: un misterio de masas

Juan Manuel Cotelo, director de la cinta, en el monte de las apariciones de Medgojurge (Bosnia)

“Escuché una voz que fue tan dulce, tan de mamá…”. Así recuerda aquel primer encuentro, el del regreso de una vida con unas cuantas turbulencias de más. Con 18 años, a la venezolana Amada Rosa Pérez la ficharon en un gimnasio como modelo. Se acumulaban las campañas publicitarias, los cameos en telenovelas… Top model y actriz. Éxito aparente que escondía detrás varios abortos. Y un vacío. Hasta que Amada se topó con un mensaje: “Venid a mí los que estéis agobiados, que yo os aliviaré”. Cambio de rumbo vital de la mano de otra mujer, María.

Amada es sólo una de las voces y rostros que se pueden escuchar y ver en “Mary’s Land” (“Tierra de María”), la cinta con la que Juan Manuel Cotelo regresa después del aplauso recibido por “La última cima” (2010). Y lo hace, con la mirada puesta en la Virgen, precisamente en el Puente de la Inmaculada. Una aproximación desde uno de los fenómenos religiosos de masas con más de una incógnita abierta: Medjugorje. Un “boom” silencioso. Un boca a boca que ha hecho de la pequeña aldea de Bosnia-Herzegovina un centro de peregrinación al que han acudido desde 1981 más de 30 millones de personas. Fue entonces cuando seis niños comentaban a sus mayores que se les había aparecido la Virgen.

“No hemos dejado de mencionar cómo de la imagen de un Cristo situado a 200 metros de la parroquia mana agua porque lo hemos filmado, o hacemos alusión a cómo baila el sol, porque yo lo vi personalmente. Pero ni eso ni los videntes eran nuestro objetivo”, explica Cotelo que se detiene precisamente en testimonios de conversión y superación de personas de distintos puntos del planeta, a la manera de Juan Pablo II: a Jesús, por María. Aun así, el cineasta no es ajeno a la polémica que suscita el santuario mariano ubicado en un pueblo sin un atractivo aparente desde el punto de vista histórico o cultural que vivía sometido al régimen comunista en una región de mayoría musulmana.

“Si la Virgen me hubiera pedido asesoramiento”, comenta con ironía Javier Paredes, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Alcalá y experto en Apariciones Marianas, “le diría que se apareciera en la ONU. Pero ella prefiere lugares recónditos, donde se está más abierto incluso a la trascendencia, donde la humildad se hace presente en cada momento”.

Lo cierto es que este enclave recóndito atrae a un gran número de católicos y está tomando un auge significativo entre los españoles. Sobre todo, porque el Vaticano, aun con la investigación abierta de todo lo que allí ocurre a través de una comisión nombrada por Benedicto XVI, muestra sus reservas.

Prueba de ello es la carta enviada hace un mes por el prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el cardenal Gerhard Müller, a través del Nuncio de Estados Unidos a los obispos norteamericanos en la que se remitía al informe elaborado por el Episcopado yugoslavo en 1991 en el que se defendía que “no es posible establecer que hubo apariciones o revelaciones sobrenaturales”. Una misiva que responde a la agenda establecida para visitar algunas parroquias del país por parte de uno de aquellos niños de Medjugorje: Ivan Dragicevic. Unas semanas después, el Papa Francisco comentaba en una de las misas de Santa Marta que la Virgen “no es una oficina de Correos para enviar mensajes todos los días”. Esta sentencia era fruto de una reflexión de cómo la curiosidad puede, en ocasiones, llevar al hombre a la confusión también en referencia al hecho religioso: “Eso nos lleva a decir: yo conozco a una vidente que recibe cartas, mensajes de la Virgen”. Esto no significa que el Santo Padre rechace las apariciones marianas. De hecho, decidió consagrar su Pontificado a la Virgen de Fátima.

Pero, entonces, ¿la Iglesia respalda acudir a Medjurgorgje? El que fuera secretario de Estado de la Santa Sede, Tarcisio Bertone, ya apuntó en 2007 que “por el momento están permitidas las peregrinaciones privadas con el acompañamiento pastoral de los fieles. Todos los peregrinos católicos pueden acudir, como lugar de culto mariano”. De hecho, desde el propio Santuario se advierte a todos los grupos que acuden de la necesidad de dejarse llevar por “falsos religiosos o religiosas, sacerdotes sin debidas autorizaciones, así como laicos sin permiso” que busquen imponer las manos, dar charlas, soliciten o acepten dinero… Un no rotundo al negocio, al timo o a la pseudoreligiosidad. De ahí que se lleve un control estricto de acreditación de todos los presbíteros que deseen administrar los sacramentos evitando cualquier acto litúrgico fuera de la parroquia.

Consciente de lo espinoso que podría resultar abordar un tema de este calibre, Cotelo dio un paso adelante: “Como en la Iglesia tenemos la posibilidad de comentar las cosas, hablé con alguien de arriba y me dijo: “¿Acaso tienes que pedir permiso para contar una conversión en Valencia? Pues entonces tampoco en Medjugorje. No esperes que fulano o mengano te dé su bendición, pero tampoco lo contrario, porque la censura en la Iglesia hace tiempo que terminó. Actúa en conciencia ante Dios”.

“Más allá del atractivo de las apariciones, lo que más impresiona es cómo viven los fieles el momento de la Adoración del Santísimo, no hay idiomas ni países diferentes, sólo una misma fe”, explica un sacerdote que acaba de regresar con su parroquia: “Ir allí puede ayudar a personas que no tienen una vida de fe muy profunda, porque ver cómo la gente interioriza, de mayores a jóvenes, interpela y les hace entrar en una dinámica, invitándoles a confesarse, a comulgar después de mucho tiempo alejado”. Así lo refleja el periodista Jesús García en su reciente libro “Estamos de vuelta” (Libros libres), donde recoge, entre otros, el testimonio de Tamara Falcó Preysler -“cuando volví, pude rezar como nunca en mi vida”- o Litus Ballbé, el olímpico de Hockey Hierba que encontró su vocación como sacerdote tras viajar al pueblo bosnio en 2005: “Allí descubrí que Dios no era sólo un ideal, fue a la vuelta cuando aquello me hizo reflexionar y descubrí que las cosas empezaban a tener un sentido en mi vida”. Ninguno de los dos entró en trance como a los videntes, pero lo que sí está claro es que su experiencia de silencio y oración en Medjugorje les hizo, como a los Magos de Oriente tras conocer al Niño, volver “por otro camino”.

“A Dios le vale todo para relacionarse con el hombre”

Aunque en el arranque de “Mary’s Land” aparecen algunos actores, entre ellos el propio Cotelo, que ejerce de “abogado del Diablo” para constatar el empuje de la figura de María y del misterio de Medjugorje, son sólo el hilo conductor para que sean quienes han experimentado su encuentro en la oración y en lo cotidiano con la madre de Jesús de Nazaret, quienes tomen la palabra: “Ningún acto puede tener la fuerza de alguien que te da el testimonio en primera persona. Hemos tardado dos años en sacar adelante el proyecto, con un proceso de selección de quienes iban a participar muy amplio. Llegamos a tirar 20 horas de rodaje porque no nos convencía lo que teníamos”, comenta el cineasta que no busca convertir las salas en una máquina de conversión: “Es un regalo poder presentar la belleza de nuestra fe sin tener que coger a alguien del cuello para convencerle. A Dios le vale todo para relacionarse con el hombre: desde una película a un garabato”.

Las claves de las apariciones

– La Iglesia ha aprobado doce apariciones marianas en el siglo XX

– La más popular es la Virgen de Fátima, que atrae a 5 millones de fieles cada año.

– Entre los videntes aprobados no hay un perfil común. Por ejemplo, en Banneux (Bélgica) fue una niña de 11 años, mientras que Bernardo Martínez, comenzó a tener visiones con 49 años en Cuapa (Nicaragua).

– El primer paso de la investigación para la aprobación lo da el párroco que lleva a cabo una investigación preliminar. Si cuenta con pruebas suficientes, se lo comunica al obispo.

– Si el obispo diocesano, tras analizar el caso, lo considera apto, crea una comisión de investigación e informa a la Santa Sede que creará la comisión correspondiente tras el informe de la diócesis.

– Para verificar que se trata de una aparición se analiza del hecho la conformidad del mensaje con la Sagrada Escritura, la comunión con la Iglesia, la coherencia entre la vida del vidente y el mensaje que recibe, así como los frutos de conversión que genera la aparición. Este estudio exige años de observación, incluso siglos.

08 de diciembre de 2013
José Beltrán.

-http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/4656846/religion/medjugorje-un-misterio-de-masas#.UqbuTVJaLfg

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Curiosidades, Internacional, Noticias, Tendencias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s