Ecología para legos: El hombre en la cadena trófica: perspectivas

El ser humano obtiene su energía de los alimentos que consume. Ahora, el hombre es el final de varias cadenas alimenticias; por ejemplo, come conejo que se alimenta de vegetales. Come pescados grandes que comen otros peces pequeños, que se alimentan de invertebrados que a su vez se nutren de algas. La magnitud final de la población humana -o la población de cualquier animal- está limitada por la longitud de la cadena trófica, el porcentaje de eficacia de transferencia de energía en cada eslabón de la cadena y la cantidad de energía radiante que se irradia sobre la Tierra.

El hombre nada puede hacer para aumentar la cantidad de energía solar e incidente muy poco para elevar el porcentaje de eficacia de transferencia de energía, por lo que sólo podrá aumentar el aporte de energía de los alimentos, acortando la cadena alimenticia, es decir, consumiendo productores primarios, vegetales y no animales. En los países superpoblados como China e India, los naturales son principalmente vegetarianos porque así la cadena alimenticia es más corta y un área determinada de terreno puede de esta forma servir de sostén al mayor número de individuos.

Claro, esto que se observa en el párrafo anterior tan simple, no es así. Y ya lo veremos en el capitulo siguiente: Alimentación y energía en el ser humano

ITP
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Cultura, Ecología y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s