En torno al Avatar

Según el diccionario de la Real Academia de la Lengua avatar tiene los siguientes significados:

(Del fr. avatar, y este del sánscrito. avatâra, descenso o encarnación de un dios).

1. m. Fase, cambio, vicisitud. U. m. en pl.

2. m. En la religión hindú, encarnación terrestre de alguna deidad, en especial Visnú.

3. m. Reencarnación, transformación.

De acuerdo al hinduismo el dios Krishná es el octavo avatar de Vishnú. El término sánscrito  avatāra significa “el que desciende”’; proviene de avatarati. (1)

En torno a la figura de Cristo se plantea el tema de la creación y, desde luego, hay quien lo relaciona con el de avatar. Ya desde los tiempos del emperador romano Licinio (250-325)  en el este y Constantino (272-337), en el oeste se traza en Alejandría la cuestión si el Verbo era coeterno con el Padre o no. Alejandro, obispo de Alejandría, sostiene que el Verbo siempre ha existido junto al Padre. De su lado, Arrio, lo contrario. El tema no es infantil ya que coloca en juego la divinidad del Verbo, por ende la de Jesucristo. Si el Verbo no es Dios, entonces es un ser creado por Dios y por lo tanto no estamos adorando a Dios sino a una creación. A un avatar. De otro lado esta en discusión –según los argumentos de los antagonistas – el monoteísmo, ya que si Dios y el Verbo son divinos, entonces existen dos y por lo tanto se coloca en tela de juicio el monoteísmo, algo tan caro en la raíz judaica del cristianismo.

En torno a la figura de Cristo aparecen muchas teorías que debaten su naturaleza bien sea divina o humana.
Una posición fue la catalogada herejía docética. Es una doctrina aparecida a finales del primer siglo de la era cristiana, que afirmaba que Cristo no había sufrido la crucifixión, ya que su cuerpo sólo era aparente y no real.

En todas estas controversias se refleja la influencia de la filosofía griega. No descuidemos que Palestina fue territorio conquistado por Alejandro Magno y luego se mantiene la influencia de los monarcas ptolomeicos de Egipto, quienes protegen la cultura helénica en sus zonas de predominio. De allí la interacción entre la doctrina bíblica y las tesis filosóficas, especialmente las neopitagoricas, platónicas y neoplatónicas.

Otro ejemplo lo tenemos en el catarismo. Los cátaros (oalbigenses), es un movimiento religioso de carácter gnóstico que se propaga por Europa Occidental a mediados del siglo X, logrando asentarse hacia el siglo XIII en tierras del Mediodía francés.

Una creencia cátara radicalmente opuesta a la doctrina católica era su afirmación de que Jesús no se encarnó, sino que fue una aparición que se manifestó para mostrar el camino a Dios. Creían que no era posible que un Dios bueno se hubiese encarnado en forma material, ya que todos los objetos materiales estaban contaminados por el pecado.

De las más recientes posiciones es la del viajero ruso Nicolás Notovich – que en vida fue un periodista que viajó a la India en 1887 para hacer estudios arqueológicos y antropológicos – en su libro La vida secreta de Jesucristo“, en el cual relata como llega a ser un Avatar.

Jesús se transforma en un avatar, o sea, en canal de la Divinidad por un período limitado de tiempo, pero no lo es de nacimiento como Krishna o como Rama, sino que a partir de un cierto momento de su vida. Y no lo es hasta el final de su vida sino solo hasta el momento en que está en la cruz.

Esta última afirmación se basa en la frase – recogida en el Evangelio – que dice Jesús cuando se supone que va a morir: “Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?“. Es en ese preciso momento él deja de ser un Avatar. El espíritu del Logos Terrestre se retira de él, que así lo siente, se da cuenta de este hecho, y como se halla en un trance sumamente difícil dice esas palabras.

Una pregunta que pretende responder el texto de Notovich es cuando Jesús se transforma en un Avatar. En su bautismo en el río Jordán, por parte de Juan el Bautista. En ese momento la Divinidad actúa y él pasa a ser una encarnación Divina. Avatar es una palabra sánscrita que significa literalmente “descenso“. En ese instante es cuando se transforma en un Avatar.

Es importante decir que la palabra también se utiliza para referirse a encarnaciones de Dios o a maestros muy influyentes de otras religiones apartes del hinduismo, especialmente a los adherentes a tradiciones dhármicas cuando tratan de explicar a personajes como Cristo.

ITP

(1)   http://es.wikipedia.org/wiki/Avatar
Bibliografía
 Notovich, Nicolás. La vida secreta de Jesús Ed. Obelisco, 1996; 2ª ed. 2005
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Tendencias y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s