Alice Herz, la judía a la que admiraron los nazis durante el Holocausto

Alice Herz, de 109 años

Su talento le salvó la vida. Con esta frase podrían resumirse los 109 años de Alice Herz-Sommer, más de un siglo marcado por la tristeza, la guerra, el horror del Holocausto y la pérdida de casi todo lo querido. La retahíla de acontecimientos que han marcado su longeva vida no se reflejan, en cambio, en los surcos de su rostro, que muestran a su vejez la vitalidad y el optimismo de quien nunca ha temido a nada. Escucharla tocar es un privilegio del que todavía hoy muchos disfrutan: son las notas de quien hubiera tenido una más que prometedora carrera de no haber vivido el infierno de la guerra.

Alice Herz-Sommer nació en Checoslovaquia en 1903. Procedente de una familia acomodada, su talentosa madre le inculcó el amor por el arte y la música. En su casa ya se respiraba el talento. Franz Kafka, amigo de la familia, fue una de las muchas personalidades con quien Alice compartió charla y mantel. Todos reconocieron el talento de Alice en cuanto la escucharon tocar, pero nunca pensaría que este talento innato, además de su compañero de vida y su profesión, sería el instrumento que la salvaría de lo que la vida le tenía preparado.

Varios libros y entrevistas relatan la vida de Alice Herz-Sommer. El último de ellos, «El mundo de Alice», de Caroline Stoessinger, (Zenith), es fruto de numerosas conversaciones con la artista en el salón de su casa al norte de Londres.

Alice Herz, la judía a la que admiraron los nazis durante el Holocausto En 1939 comenzó el verdadero calvario para esta checa a la que la suerte le dio la espalda. Fue el año en que Hitler invadió Checoslovaquia y expulsó de allí a los judíos cuando su talento empezó a ayudarla. Un soldado nazi, vecino del mismo edificio en que vivían la pianista y su familia, consiguió retrasar al máximo el envío de la artista a un campo de concentración al quedar maravillado con su exquisita música. Lo que no pudo evitar, no en vano, fue que la ya anciana madre de Alice sí se viera abocada a abandonar Checoslovaquia y corriera una trágica suerte.

«El soldado nazi fue el más humano»

El momento del horror llegó verdaderamente en 1943, cuando Alice, su marido y su hijo Raphael fueron enviados al campo de concentración de Theresienstadt (Terencin), donde la artista perdió todo con lo que había crecido. «Nos quedamos sin nada», relata la artista. Durante su marcha, numerosos vecinos y amigos no judíos de la pianista acudieron a su domicilio, no para despedirse, ni para darle suerte, sino para hacerse con todas sus pertenencias de cara a su repentina marcha. «Mis amigos que no eran judíos ya ni me miraban». Su vecino, el soldado nazi, fue para Alice «el más humano de todos ellos».

En Theresiendstad el régimen reunió a numerosos artistas: músicos, actores, escritores…«todo era propaganda, nos querían mostrar al mundo mientras asesinaban a nuestros amigos». Sin embargo, cuando celebraba sus conciertos -dio al menos cien en el campo de concentración- la pianista notaba la presencia de soldados del régimen que, en secreto, eran fervientes admiradores de su música.

Alice Herz, la judía a la que admiraron los nazis durante el Holocausto Así lo relata Caroline Stoessinger en su libro: [Según pasaban los meses, varios de esos jóvenes fueron haciéndose famliares. Alice incluso vio aplaudir a uno hasta que un compañero le dio un toque, para recordarle que la apreciación de cualquier persona o cosa judía estaba prohibida. Una noche, cuando salía de las barracas de Magdeburgo para ir a sus dependencias, un joven oficial se acercó a ella. (…) “Por favor, quiero darle las gracias. Toca el piano estupendamente]. Poco después, otro soldado alemán interrumpiría su camino para asegurarle que ni ella ni su hijo entrarían en ninguna lista de deportación.

Quien sí fue deportado fue su marido, enviado en 1944 al campo de concentración de Auschwitz. Poco antes del fin de la guerra el hombre moría dejando a Alice sola con su único hijo. La pesadilla de Theresiendstad terminaba el 9 de mayo de 1945. «Cuando volví a casa nadie regresó, ni mi familia, ni mis amigos. Ahí fue cuando me percaté de lo que había hecho Hitler». «Tocaba Chopen mientras ellos enviaban a mi familia a la muerte», relató hace poco la superviviente a un rotativo británico.

Pasado el 9 de mayo de 1945 Alice borró de su mente el tiempo vivido en Theresiendstad. Jamás volvió a hablar de ello y evitó el tema con todos los amigos que le preguntaron por aquella dura etapa. Solo ahora, cuando la anciana relata su vida, saca a relucir lo que ocurrió en ese lugar.

Tras la guerra, Alice y su hijo se mudaron a Israel, donde Raphael se convirtió en un afamado violonchelista. Más tarde la anciana se afincaría en Londres para pasar su vejez junto a él, pero la muerte repentina del músico, en 2001, volvió a impregnar de tragedia su vida. No obstante, Alice jamás ha borrado la sonrisa de su rostro: «En lugar de empecinarse en los problemas, ¿por qué no ver las cosas buenas de la vida?».

-http://www.abc.es/20121027/archivo-historia-abc/abci-alice-herz-holocausto-201210230822.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Historia y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s