El bombardeo que convirtió Gibraltar en un «verdadero infierno»

Gibraltar, iluminado ante la presencia de los bombarderos franceses.

En la madrugada del 24 de septiembre de 1940, 83 bombarderos franceses aparecían por sorpresa sobre el cielo de Gibraltar para descargar con furia toda su carga sobre la colonia. Aquel ataque no era sino la venganza del mariscal Pétain, tras el ataque a traición ordenado por Churchill sobre el puerto argelino de Mers el-Kebir, en junio, donde murieron 1.300 marineros franceses. Y fue, sobre todo, el último gran bombardeo que ha sufrido el Peñón hasta el día de hoy.

Desde España, en Algeciras, la población presenciaba horrorizada el espectáculo de haces de fuego formado por las bombas y las baterías antiaéreas situadas a lo largo del Peñón.
Allí se encontraba ubicado también un corresponsal de ABC, que escribía: «A cada momento se presentan aviones, que descargan sus bombas y se marchar dirigiéndose hacia el Marruecos francés. Hay momentos en que los disparos de las baterías forman una nube tan intensa que impiden apreciar el resultado de los bombardeos. La población inglesa permanece en los refugios. Los aviones no cesan de ir y venir».

ABC Ilustración de otro ataque a Gibraltar en la Segunda Guerra Mundial

El ataque a Mers el-Kebir en julio de 1940 fue rápidamente considerado como uno de los mayores errores de Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial, ya que supuso el fin de la neutralidad de la Francia de Vichy y su entrada «indirecta» en el conflicto del lado del Eje. Eso suponía tener de enemigo a todo el Imperio francés, incluidas sus colonias, en un momento en el que a los ingleses ya les resultaba difícil contener a la Alemania nazi y a Italia. Y de ahí surgió la idea de bombardear a Gran Bretaña en uno de los puntos donde más le dolería: Gibraltar.

El primer ataque

La primera vez que Francia ordenó bombardear Gibraltar fue el 18 de julio de 1940, con una escuadrilla de 74 aviones que provocaron algunos incendios y daños menores. Pensaron que así Inglaterra se daría por enterada y decidiría volver a la vía diplomática como se había prometido en el Armisticio.

El bombardeo se convirtió en «el más largo que
Gibraltar ha padecido»

Durante el verano no se realizaron más ataques, pero, en septiembre, una flota inglesa volvió a atacar a una flota francesa en Dakar. Ante esta nueva agresión, Pétain solicitó a la fuerza aérea efectuar el bombardeo a gran escala sobre Gibraltar empleando una gran cantidad de aviones. La acción contundente de castigo sobre la colonia inglesa, que se había convertido en uno de los enclaves más importantes de la Segunda Guerra Mundial, fue aprobada por los mandos franceses y vista con buenos ojos por Alemania e Italia.

A finales de 1939, se había finalizado en el Peñón la construcción de una base aérea y una pista de aterrizaje en el istmo, que hasta entonces era un hipódromo. En mayo de 1940, un total de 16.700 gibraltareños fueron evacuados a Casablanca, en el protectorado francés de Marruecos, y de ahí fueron dispersados a otros destinos como Londres, donde fueron 12.000; Madeira y Jamaica, 3.000, y el resto a Tángero España. Tan solo unos pocos gibraltareños decidieron quedarse en el Peñón.

Bombas de más de 1.500 kilos

Los aviones franceses, todos bombarderos Loiré y Olivier Leo 45, alcanzaron Gibraltar a las 12.45 horas, desde distintas bases de Marruecos, a una velocidad de 420 km/h. Una vez sobre el Peñón soltaron las bombas, algunas de más de 1.500 kilos. «Desde Algeciras se aprecian perfectamente las explosiones de los proyectiles, algunos luminosos –contaba EFE desde la localidad gaditana–. El aspecto que ofrecía Gibraltar las pasadas noches, con su magnífico alumbrado visto desde esta ubicación, es hoy muy diferente, ya que solo está alumbrada la parte de la población civil».

«Las bombas caían por todas partes y
las explosiones se oían sin interrupción»

Según contaba ABC, la alarma duró cuatro horas y cinco minutos, y el bombardeo se convirtió en «el más largo que Gibraltar ha padecido». En aquella primera jornada, cayeron cien bombas que dejaron Gibraltar bastante destrozada, y el 25 de septiembre los franceses continuaron atacando hasta por la tarde.

La crónica del corresponsal de este diario era muy detallada: «Se presentó una escuadra formada por seis trimotores, que descargaron las primeras bombas sobre la plaza, cayendo cuatro sobre el mar y ocho en la fortaleza. Los antiaéreos llegaron a formar una espesa cortina de fuego, que, sin embargo, no impidió que la segunda escuadra de 16 trimotores dejara caer su carga. Uno de los aparatos fue tocado y se le vio alejarse, perdiendo velocidad y altura. Otro cayó en el mar envuelto en llamas y sus ocupantes se lanzaron en paracaídas, yendo uno a caer junto al aparato, mientras el otro se sostuvo en el aire durante bastante tiempo, indicando esa circunstancia no llevar peso, por lo que se supone que el aviador cayó al mar. Mientras tanto, nuevas escuadrillas se sucedían sin interrupción, bombardeando decididamente la plaza y lanzándose algunos aparatos en picado para precisar más los objetivos».

«Numerosas víctimas»

Aunque las diferentes crónicas hablaban de «numerosas víctimas», las bombas finalmente ocasionaron cuatro muertos y decenas de heridos, aunque provocaron importantes desperfecto en las infraestructuras, como el muelle meridional, que fue destrozado, y diferentes edificios, barcos, depósitos de gasolina e instalaciones eléctricas, entre otros. Incluso dos de aquellas bombas cayeron sobre La Línea. «El bombardeo convirtió ayer Gibraltar en un verdadero infierno, pues las bombas caían por todas partes y las explosiones se oían sin interrupción», concluía.

La Francia de Vichy no bombardeó nunca más el Peñón. De haber ocurrido, pues habían causado graves daños, la colonia podía haber quedado neutralizada y haber cambiado la situación estratégica para las potencias del Eje. Pero eso no ocurrió.

-http://www.abc.es/archivo/20130925/abci-bombardeo-gibraltar-segunda-guerra-201309241503.html

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Historia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El bombardeo que convirtió Gibraltar en un «verdadero infierno»

  1. Gerión dijo:

    Curioso incidente y poco conocido. Churchil, en nombre de la libertad, estaba entre los belicistas de la Gran Bretaña. Un mal tipo y vengativo.
    http://lastermitasdelcielo.wordpress.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s