Calladito hasta que salga en Gaceta Oficial

El doctor G. fue llamado un día para que al siguiente, bastante de mañana, fuese a la residencia “Santa Inés”, pues el general Crespo, presidente de la República, deseaba verle. Sin ningún motivo para imaginar el objeto de la llamada, G. acudió a la audiencia perturbado de inquietud. Pocos momentos después de introducido en un salón de espera, apareció el presidente en traje de casa, y después de los saludos, sin detenerse en preámbulos, dijo:
Doctor, lo he llamado porque estoy preparando la reorganización de mi Gabinete y he pensado en usted para que sea ministro de Relaciones Interiores.
G. buscó una luz reveladora en la fisonomía de Crespo, que se mantenía serio e impenetrable. Al fin, respondió con timidez:
-¿Yo, general?… Usted me hace el honor de dirigirme una chanza
Doctor -respondió Crespo con severidad-, no acostumbro esa clase de chanzas. Voy a organizar el Gabinete, y deseo que usted acepte la cartera de Relaciones Interiores.
Más que tranquilizado, encantado, G. aceptó, manifestando a Crespo su agradecimiento. El caudillo le interrumpió con acento benévolo:
Bien, doctor. Tengo que dejarlo, porque me esperan otras personas a quienes he citado también. Pero usted está emocionado. Permanezca en este salón hasta que haya recobrado del todo su serenidad, pues lo que hemos hablado debe mantenerse en completa reserva hasta que circule el decreto en la Gaceta Oficial.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Curiosidades, Historia, Política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s