La sustancia se convierte en principio metafísico: Jenófanes, Parménides, Zenón

Magna Grecia

En la Grecia presocrática el debate en torno a la sustancia fue intenso. La escuela jonia procuraba encontrar más allá del devenir del mundo, la unidad la permanencia de la sustancia. Los jonios no habían negado el devenir. La negación la plantea la escuela eleática que reduce el devenir mismo a simple apariencia, afirmando que sólo la sustancia es verdaderamente, lo que es lo mismo, por primera vez no se plantea como elemento corpóreo o como número, sino como principio metafísico, como permanencia y necesidad del ser en cuanto a tal.

La escuela eleática tuvo su apogeo en los siglos VI y V a. C. El nombre proviene de la ciudad griega de Elea, al sur de Italia, lugar de nacimiento de Parménides y Zenón, máximos exponentes de la escuela. El pensamiento eleático se opone tanto a la filosofía materialista de los milesios como a la teoría del flujo universal formulada por el filósofo griego Heráclito. Según los eleáticos, el universo es en esencia una unidad inmutable, que, siendo infinita en tiempo y espacio, está más allá del conocimiento logrado por los sentidos humanos.

La investigación filosófica es el único camino para alcanzar la verdad última. Los sentidos humanos ofrecen una visión limitada y distorsionada de la realidad. La sustancia como ley cósmica de justicia que veía Anaximandro y que los pitagóricos habían expresado señalando el principio de que el número es el modelo de las cosas, es la base de la definición misma de la sustancia elaborado por la escuela eleática. El único centro de investigación filosófica es la sustancia en cuanto que es el ser en su necesidad normativa, en su unidad e inmutabilidad, que hace del ser el único objeto del pensamiento. Es un paso adelante al llevar al plano ontológico el debate, lugar donde lo desarrollarán Platón y Aristóteles.

 Jenófanes.-

Es el primero en afirmar la unidad del ser. Critica el antropomorfismo de los dioses griegos tan publicitado en la obra de Homero: “Los hombres creen que los dioses han tenido nacimiento y poseen voz y cuerpo semejante al nuestro”. Por eso los pueblos hacen las imágenes a su semejanza. Jenófanes afirma que solamente existe una divinidad “que no se parece a los hombres ni en el cuerpo ni en el pensamiento”. Es un dios-todo que se identifica con el universo y tiene la cualidad de la eternidad. Afirma la unidad y la inmutabilidad del universo.

Parménides.-

 Nació entre el 530 a. C. y el 515 a. C. en la ciudad de Elea, colonia griega del sur de la Magna Grecia (Italia). Parménides se ocupa de la contraposición entre la verdad y la apariencia en términos filosóficos. Afirma que “sólo dos caminos de investigación se pueden concebir. El uno consiste en que el ser es y no puede no ser; y éste es el camino de la persuasión, puesto que le acompaña la verdad. El otro, que el ser no es y es necesario que no sea; y esto, te digo, es un sendero en el cual nadie puede persuadirse de nada.” De allí que “sólo hay un camino para el discurso: que el ser es.” Este camino sólo puede seguirse por la razón, ya que las apariencias nos presentan el nacer, el perecer, el cambio de las cosas, o sea, a la vez su ser y su no ser.

 El no ser no se puede pensar ni expresar. No se puede pensar sin pensar algo. El pensar en nada es un no pensar, el no decir nada, es un no decir. De allí que el pensamiento y la expresión deben tener un objeto y este no es otro que el ser. De este planteamiento se elabora el planteamiento del valor de verdad del conocimiento depende de la realidad del objeto; el verdadero conocimiento no puede ser más que conocimiento del ser, esto es, la realidad absoluta. De allí la afirmación de Parménides: “El Pensamiento y el ser son lo mismo”. “Lo mismo es el pensar y el objeto del pensamiento: sin el ser en el cual el pensamiento se expresa, tú no podrías encontrar el pensamiento, puesto que no hay ni habrá nada fuera del ser”.

 Parménides elabora el concepto de eternidad. La eternidad es un presente total o una totalidad presente que excluye la sucesión del tiempo. “No fue nunca, ni será nunca porque esahora todo a la vez, uno y continuo”. El ser no puede nacer ni perecer, puesto que habría proceder del no ser o diluirse en él. El ser es indivisible, porque todo es igual; es inmóvil, porque reside en sus propios límites; es infinito, porque no le falta nada; el ser es lo completo y la perfección. Parménides lo compara con una esfera: “Pues hay un limite extremo, el ser es perfecto por todas partes, parecido a la masa redondeada de una esfera igual desde el centro a cualquiera de sus partes”. Con el ejemplo de la esfera Parménides presenta la autosuficiencia y la finitud del ser, en caso alguno un sentido corporal. Igualmente, la finitud del ser no se presenta como una característica negativa, sino como demostración de perfección, que el círculo representa.

 Zenón.-

Fue discípulo directo de Parménides y se le recuerda por el amplio arsenal conceptual con que defendió las tesis de su maestro. Zenón se distinguió por reducir al absurdo las tesis de los negadores de su maestro.

Aristóteles lo consideraba el inventor de la dialéctica, ya que este método parte no de premisas verdaderas, sino de proposiciones hipotéticas admitidas por el adversario.

Zenón argumenta sobre la multiplicidad de las cosas, sobre la unidad, pero particularmente sobre el movimiento.

Zenón plantea que es imposible recorrer en un tiempo determinado un espacio infinito. El segundo argumento es el conocido de Aquiles. Si una tortuga tiene un paso de ventaja, jamás será alcanzada por Aquiles. Al llegar a la posición que tenía la tortuga, ésta ocupará una nueva posición, lo que hace imposible que la alcance. La flecha en movimiento está inmóvil, es el tercer argumento. A cada instante la flecha no puede ocupar más de una determinada posición, a cuyo respecto esta inmóvil, y como el tiempo está hecho de instantes, la flecha estará durante ese tiempo inmóvil. Otros argumentos de Zenón han sido refutados por filósofos posteriores, siendo estos los que han trascendido popularmente en el tiempo.

De las deducciones de Zenón, las cuales han dado pie a innumerables debates filosóficos, su intención indudable es demostrar que el movimiento, el cual como apariencia sensible parece indudable, es, para la razón, contradictorio y no puede, por tanto, ser propio del ser.
ITP

 Bibliografía:

*- Abbagnano, Nicolas. Historia de la Filosofía. 2da edición. Montaner y Simon, S.A. Barcelona, España 1964

*- González, Zeferino (1831-1894) Historia de la Filosofía.

http://www.filosofia.org/zgo/hf2/index.htm

*- Kranz, Walter. Historia de la Filosofia Griega. Tomo I. 4ta edición. 1ra en español. UTEHA. México . 1962

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Filosofía, Historia, Presocráticos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s