Cosmología pitagórica

Ya hemos dicho que el conocimiento sobre lo desarrollado por los pitagóricos es difícil de recabar debido a su práctica generalizada de trasmitir el mismo mediante la usanza oral y no la escritura.

Filolao afirma que el principio de la diversidad de los elementos corpóreos -el aire, el agua, el fuego, la tierra y el éter-, dependen de la diversidad de la forma geométrica de las partículas más menudas que los componen. Luego, Platón atribuye a cada elemento la constitución de un determinado sólido geométrico.

Acerca de la formación del mundo, los pitagóricos pensaban que en el centro del cosmos hay un fuego central del cual procede la formación de los cuerpos celestes y es llamado madre de los dioses o Hestia, siendo el lugar donde emana la fuerza que conserva el mundo.

En la mitología griega, Hestia (en griego antiguo Ἑστία Hestía) es la diosa de la cocina, la arquitectura, el hogar, o más apropiadamente, del fuego que da calor y vida a los hogares.

Según los pitagóricos, por este fuego central son atraídas las partes más cercanas de lo ilimitado que lo circunda, (espacio o materia infinita), partes que se ven limitadas por esta atracción y, por tanto, plasmadas en el orden. Este proceso repetido conduce a la formación del universo entero, en el cual la perfección no se halla al principio, sino al fin, según expresa Aristóteles.

Abbagnano considera que esta cosmogonía los coloca entre los precursores de Copérnico. Conciben el mundo como una esfera, en cuyo centro se encuentra el fuego originario y a su alrededor se mueve, de occidente a oriente, diez cuerpos celeste: el cielo de las estrellas fijas, que es el más lejano del centro, y luego, a distancias cada vez más cercanas, los cinco planetas, el sol, que como un gran lente recoge los rayos del fuego central y los refleja alrededor, la luna, la tierra y la anti-tierra, un planeta hipotético que los pitagóricos consideraban para completar el sagrado número diez.

El límite extremo del universo estaba constituido por una esfera envolvente de fuego correspondiente al fuego celeste. Las estrellas están fijas en esferas transparentes, cuya rotación las hace girar. Los cuerpos celestes producen por su movimiento un sonido musical. El movimiento de las esferas produce una serie de tonos musicales que forman en su conjunto una octava. Los seres humanos no pueden percibir estos sonidos.

ITP

 Bibliografía

*- Abbagnano, Nicolas. Historia de la Filosofía. 2da edición. Montaner y Simon, S.A. Barcelona, España 1964

*- Kranz, Walter. Historia de la Filosofia Griega. Tomo I. 4ta edición. 1ra en español. UTEHA. México. 1962

*- Wikipedia

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cultura, Filosofía, Presocráticos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s